Un oasis para las abejas

Más allá de ser un encuentro muy pintoresco, el momento del contacto entre las abejas y las flores responde a uno de los procesos más esenciales de la naturaleza, la polinización.

Comparte:

Más allá de ser un encuentro muy pintoresco, el momento del contacto entre las abejas y las flores responde a uno de los procesos más esenciales de la naturaleza, la polinización.

Foto: Iasmim Amiden.

Mientras que estos insectos se alimentan diligentemente del polen y néctar de las flores, su diminuto y peludo cuerpo se llena de granos de polen, que posteriormente son transportados a otra flor, haciendo posible su reproducción.

Las abejas no son las únicas encargadas de realizar esta importante tarea, pero, sí son de los insectos polinizadores más amenazados.

A través del Programa Oasis, creado y desarrollado por nuestro socio Ecologia e Ação (ECOA) , se busca proteger a los polinizadores en diferentes lugares, incluyendo acciones de investigación científica, educación, contención de deforestación, producción apícola y de abejas nativas sin aguijón en regiones libres de pesticidas, además de la protección de regiones que no han sido afectadas por las amenazas.

En este sentido, algunas regiones del Pantanal brasileño fueron elegidas como prioridades para las acciones del programa. En esta zona, se logró implementar un Centro de Investigación, Capacitación y Producción de Miel y decenas de familias fueron capacitadas en apicultura.

Foto: André Restel

La producción de miel de manera sostenible es una alternativa que genera ingresos para las familias locales. Foto: Victor Sanches

Decenas de familias fueron capacitadas en apicultura a través del Programa Oasis. Foto: Victor Sanches

La producción de miel de manera sostenible es una alternativa que genera ingresos para las familias locales. Foto: Victor Sanches

Las abejas, junto a otros polinizadores, contribuyen a nuestra seguridad alimentaria. Al cuidarlas, también nos estamos cuidando.
Foto de portada: Cleberson Bervian