ECCOS apoya investigaciones acerca de la pérdida de cobertura natural en Santa Cruz

El Observatorio del Bosque Seco Chiquitano de la FCBC, apoyado por el proyecto ECCOS, presentó dos informes técnicos que analizan la pérdida de cobertura natural en Santa Cruz (Bolivia).

Comparte:
El Observatorio del Bosque Seco Chiquitano de la FCBC, apoyado por el proyecto ECCOS, presentó dos informes técnicos que analizan la pérdida de cobertura natural en Santa Cruz (Bolivia). El primer informe publicado analiza la pérdida de la cobertura natural en el departamento de Santa Cruz (Bolivia) entre 1986 y 2019, y, los escenarios a futuro proyectados al 2050. Por otro lado, el segundo informe, que fue justamente publicado en el Día nacional de las áreas protegidas en Bolivia presenta datos relevantes acerca de la pérdida de cobertura natural de todas las áreas protegidas del departamento cruceño.

 

De acuerdo al primer documento técnico, si la tendencia actual de la pérdida de bosques en el departamento de Santa Cruz se mantiene, se espera que para el 2050, su extensión boscosa se reduzca de 25,1 millones de hectáreas a 12,8 millones; así también, de acuerdo a los datos de este estudio, entre 1986 y 2019, las áreas modificadas por acción humana en el departamento, se han incrementado de 1 millón de hectáreas a 6,2 millones de hectáreas; de continuar esta tendencia, para el año 2050, esta pérdida de la cobertura natural ascenderá a los 20,4 millones de hectáreas.

En el segundo informe técnico, “Pérdida de la cobertura natural (1986-2019) y escenarios a futuro (2050) en las áreas protegidas del departamento de Santa Cruz”, se develan otros datos preocupantes. Para el 2050, de acuerdo a las proyecciones, Santa Cruz perdería más de 5 millones de hectáreas de bosque de los 11,7 millones de hectáreas que hay en la actualidad. Aunque este escenario es crítico para el departamento cruceño, dado que algunos de los resultados serían pérdidas en biodiversidad, daño a las fuentes de agua y alteraciones más severas en el clima local y regional; esa es la realidad proyectada de acuerdo a las tendencias que se han ido registrando desde 1986 hasta el 2019.

Otros resultados de este segundo análisis, indican que, para el 2019, las áreas protegidas con mayor pérdida de cobertura natural, de acuerdo a su categoría de administración, son: Amboró (nacional), Lomas de Arena (departamental) y Laguna Esmeralda (municipal). Mientras que, las áreas con mayor cobertura natural, de acuerdo a su categoría, son: Kaa-Iya (nacional), Ríos Blanco y Negro (departamental) y San Rafael (municipal).

Si quieres leer los informes, presiona en su imagen.

 

Foto de portada: Daniel Coimbra